20 noviembre 2006

¿En qué trabajas? (II) - Médicos para empresas

Como contaba en la entrega anterior, la mayoría de los consultores no somos capaces de explicar con facilidad a qué nos dedicamos. O bien no logramos que la cosa quede clara (ni siquiera para nosotros mismos), o bien tiramos la toalla y simplificamos con un suspiro ("sí, soy informático/economista/directivo" - táchese lo que no proceda).

Hace poco he tenido una niña, y entre otras muchas cosas he estado pensado en cómo podré explicarle a qué me dedico cuando lo pregunte. Cuando ya me imaginaba a la pobre en el cole usando una presentación en powerpoint, me acordé de una conversación que tuve una vez con uno de mis directores, Santiago M.

Hablando de una situación parecida, me dijo "Los consultores somos médicos que curamos empresas". Y ciertamente, es una buena analogía: a veces operamos a corazón abierto, y otras hacemos cirugía estética, mientras que otras veces somos más bien psiquiatras o terapeutas. Tratamos las dolencias cuando ya existen, pero también aconsejamos como llevar una vida sana

De hecho es una analogía muy potente. Como médicos para empresas, el prestigio y la credibilidad son lo que hacen que los clientes vengan a nosotros y no a otro. Algunos clientes desconfían de nosotros, muchos no quieren vernos ni en pintura, y a menudo cuando vienen, lo hacen a regañadientes.

Generalmente, el cliente viene porque se siente mal, pero realmente no es capaz de decir que es lo que le pasa. Con frecuencia, todas las respuestas las tiene él, aunque no lo sepa, ya sea en su cuerpo o en su historial. Y como si fuéramos Gregory House, tenemos que lanzarnos a investigar, utilizando los instrumentos y modelos a nuestro alcance para obtener un diagnóstico a partir de sus síntomas, que nos permita proponer una posible cura.

También en las soluciones somos similares: utilizamos productos o fármacos, de los que hay gran variedad y de los que nos convertimos en prescriptores; usamos tratamientos probados o experimentales, y a veces tenemos que hacer cirugía radical.

Ya sólo me quedará explicarle por qué no llevo bata blanca :o)

4 comentarios:

Ingrid dijo...

Aunque puedes considerarte a otro nivel de ciertos pringaillos... quizás deberías ponerle algún capítulo de "The I.T. Crowd" para que se haga una idea :P

Besos.

zonya dijo...

luego no te asustes si tu peke quiere jugar a medicos XDDD
muy buena analogia. como buenos doctores, debemos hacer un buen diagnostico, y seguir al paciente durante el tratamiento, por aquello de los efectos secundarios, pero tambien cuando termina, porque pueden surgir nuevos problemas.
me queda una pregunta...? quienes serian aqui los curanderos? y los que no se quieren medicar y tiran de medicina natural?
bZoZ!!!

fanshawe dijo...

Evidentemente con tu apellido tenía que terminar por salir la medicina... :P

Anónimo dijo...

Durante mi etapa de consultor, mi mujer decidió que lo más facil era decir que hacía paginas web... hoy en día casi todo el mundo lo entiende. Lo de la consultoría normalmente solo lo entiende el que la cobra, porque al que la paga siempre le queda la duda.. :-)

Un invitado del cerro del aguila