19 marzo 2007

Sabiduría Oriental



Si la piedra cae sobre el huevo, mala suerte para el huevo.
Si el huevo cae sobre la piedra, mala suerte para el huevo.



Esta semana, procurad sed piedra y no huevo... ¡Feliz lunes, feliz día del padre y felicidades a los Josés y Josefas!

Nos leemos,

3 comentarios:

Telémaco dijo...

¿Y si naces huevo?. Siempre puedes irte a algún lugar cálido para intentar cocerte.. pero aún así una piedra es una piedra.

Cesar Viteri dijo...

Siempre tienes opciones, aunque seas huevo: laquenoencuentrasusitio me decía que es huevo, pero de cáscara dura (y además me consta que es un cisne por mucho que ella vaya de rana).

Y las piedras también cambian. A velocidad geológica o con laboriosa erosión, pero cambian :)

Isilion dijo...

De todos modos, un huevo es algo transitorio (¡si se pone malo en unos días en caso de que no lo usemos!) mientras que la piedra más humilde ha estado ahí probablemente desde el principio del mundo.

Además, se crean cientos de huevos cada día, pero no pasa lo mismo con las piedras.

¡Menos mal que las piedras aguantan más que los huevos! Aunque claro depende de la piedra y de quién estemos hablando.

En cualquier caso, está claro que las personas somos transitorias, como los huevos. Por lo tanto intentaré pasar mi vida sin darme de cabeza contra cualquier piedra mientras decido la piedra donde querré descansar. Qué raros somos... :)