12 marzo 2007

Polyphonic HMI - Mezclando Música y Matemáticas

Tags: , , , , , ,

Este fin de semana, en la asignatura Implementación de la Función Comercial del EMBA hemos analizado uno de los casos que más me han gustado hasta la fecha por varios motivos: Polyphonic HMI. No sólo es un caso reciente acerca de una empresa innovadora nacida en España y con alcance global, sino que muestra como las nuevas tecnologías pueden actuar como un elemento disruptivo capaz de transformar una industria. Teníamos además la ventaja añadida de que el profesor que impartió la clase, Julián Villanueva - que por cierto, tiene página personal -, es uno de los autores del caso, y lógicamente su dominio del tema y de los puntos clave era palpable.

¿Qué es Polyphonic HMI (ahora MusicIntelligence)? Pues una empresa con sede en Barcelona que desarrolló una herramienta de inteligencia artificial llamada Hit Song Science (HSS), que analiza las características matemáticas de la música y la compara con las característica de éxitos pasados para determinar el potencial de una canción de ser un éxito (o un fracaso).

Dado que el escaso presupuesto limita nuestras opciones, debemos ponernos en la piel de Mike McCready, el director general de Polyphonic en el momento del caso, y determinar el mejor mercado objetivo para esta tecnología: discográficas, productoras, artistas sin contrato, y determinar el plan de marketing más adecuado, decidiendo como posicionar y comercializar el producto y el precio al que debe venderse.

De la discusión del caso, me gustaría destacar lo siguiente:

  • Para empezar, una de las cosas buenas del método del caso es la culturilla empresarial que se adquiere. Conocer casos de éxito, sobre todo de empresas surgidas aquí, resulta siempre algo enriquecedor.
  • Por otro lado, me alegró mucho ver un caso donde la tecnología como impulsora de una transformación del negocio tenía un papel importante. Y me gustó también ver como se nos animaba a tratar con rigor el verdadero impacto de esa tecnología, sopesando su aportación real y su impacto en la industria y los clientes. Para los que estamos acostumbrados a ver día sí y día también tecnologías que prometen todo y acaban dando poca cosa, no deja de ser reconfortante que se nos anime a mirar las cosas con un saludable escepticismo.
  • Además, el caso no sólo incide en cuestiones técnicas, organizativas o financieras, sino que también nos obliga a pensar en las personas, y sobre todo en los egos, reputaciones y relaciones, que si bien siempre son importantes en la industria de la música tienen aún mayor peso.
  • Y por último, me encantó que el caso fuera reciente, tecnológico y orientado a un sector con un gran componente de servicios y talento. Una de las cosas que por ahora me gustan menos de los casos que hemos visto, y que ya he comentado a varios profesores, es que muchos de ellos están centrados en empresas industriales o comerciales y reflejan situaciones de hace más de diez años. Lógicamente, los casos tardan en desarrollarse, lo que es un factor a tener en cuenta, y estos casos sirven perfectamente para ilustrar conceptos fundamentales de contabilidad o marketing. Pero por otro lado, me gustan los casos que puedo relacionar con mi día a día, y más del 50% de la economía son hoy día servicios. Hoy día al plantearte decisiones de negocio no puedes no considerar Internet, o las existencia de tendencias y tecnologías disruptivas como el RFID, la computación distribuida o el Open Source, o la existencia de las empresas de China o la India (bien como socios, como competidores o como clientes). En fin, por lo visto esto cambia según avanzamos en el programa, veremos si finalmente es así.
Incluso más que lo que incluye el caso, me gustó lo que implica y te deja pensando. Si un sistema permite predecir con razonable fiabilidad que canciones van a entrar en el Top 40, las discográficas reducirán el número de gente por la que apuestan, ya que necesitan menos tiros para acertar (y ahora necesitan lanzar 10 artistas para que 1 triunfe). Y todos esos que se quedan fuera tendrán que buscarse la vida en otra parte, ya sea en la larga cola o alcanzando el éxito masivo a través de canales de distribución y promoción alternativos que no impliquen someterse al filtrado de las Majors ni ceder tanta tarta (al más puro estilo Arctic Monkeys). Eventualmente una tecnología como el HSS de Polyphonic puede tener el efecto colateral - y para muchos insospechado - de incrementar la presión y la demanda sobre esos canales alternativos, haciéndoles alcanzar la masa crítica que permita a algunos emprendedores avispados transformar el negocio y volver la industria del revés. Otra vez :o)

Por cierto, la historia de Polyphonic posterior al caso es también bastante interesante. McCready dejó la compañía por desacuerdos con los otros y se marchó en Diciembre de 2005 para montar la suya propia, llevándose de paso el apoyo de medio advisory board, incluyendo a sus mayores respaldos, los famosos productores Mottola y Wake. La nueva compañía de McCready se llama Platinum Blue, y ofrece un producto prácticamente idéntico a HSS.

Aquí hay un buen artículo de The Economist sobre como está el tema ahora… la tecnología tiene un montón de usos interesantes, desde desarrollar tonos para móviles y músicas para anuncios a detectar plagios, pasando por ayudas para programar las secuencias de canciones en la radio para que fluyan bien.

Otras empresas que hacen uso de tecnologías relacionadas son Pandora, la radio online que construye emisoras basadas en tus gustos y te permite conocer grupos nuevos, o Musiwave, la empresa francesa que está detrás del servicio cazacanciones de Orange. Musiwave trabaja en asociación con Gracenote, la conocida base de datos de CDs, que en sus servicios a profesionales incluye la identificación de música.

No está nada mal para hora y cuarto de clase un sábado a las 9:15, ¿verdad? :o)

5 comentarios:

Angel dijo...

Gracias por hablarnos de este caso que sin duda es interesantísimo. Aunque, creo que lo mejor puede haber sido el profesor por despertar el entusiasmo que se lee en tu artículo.
Hacer un master es un palizón, pero también es cierto que se disfruta mucho, especialmente en jornadas como la que nos has relatado.
Por favor, sigue compartiendo con nosotros tu master

Yo, minoría absoluta dijo...

Hace tiempo que quería haber escrito una entrada en el blog hablando de las maravillas de estos servicios de radio en internet, como Pandora, pero no tenía ni idea de cómo funcionaban :P

La verdad es que es muy interesante!

Jordi dijo...

Buenas!
tengo la suerte de haber podido hacer también ese caso en IESE, con el mismo profesor y también he podido disfutar mucho. Es actual, dinámico y muy entretenido.
Mucha suerte en tu máster.
Saludos!

Anónimo dijo...

Puedes enviarme un correo para contactarte, estoty cursando un MBA y varemos este caso...

Anónimo dijo...

Hola soy Crhistian A. Montes Mendoza: soy de México y realmente esto que acabo de leer me pareció muy interesante y alentador ya que soy Musico y desde tiempo atrás estamos buscando un lugar desente en el medio musical, pero desafortunadamente en México las cosas son muy difíciles x lo que ya el tema expuesto me daría una oportunidad de ver si realmente podemos ser la nueva banda de rock prometedora.

Les agradecería infinitamente si por este medio me brindaran toda la información, como email, teléfonos y por supuesto la dirección.

Les dejo mi correo para cualquier dato: copacamm@hotmail.com